De qué se trata: Black Swan (2010)

13 feb

Natalie Portman en Black Swan

Mi trabajo es bien pagado, pero no alcanzo ni de cerca lo que quiero. Todo el día soy atacado por ideas sobre cómo mejorar esto o aquello, de cómo deberíamos esforzarnos más en busca de algo que cambie la vida (o al menos la mejore de alguna forma) de quienes nos visitan. Pero despierto, en el trabajo, día a día, con todos a mi alrededor con el único objetivo de que los jefes tengan lo que quieren, esten de acuerdo o no. Nadie muy contento, pero todos conformes. Me siento cansado y confuso, desconfiado y enojado. Enfermo. Los días pasan, envejesco, y me siento amenazado y distraido. Me asusta descubrir que quizás yo también quiero lo mismo, no ser notado, sobrevivir entre la multitud que quiere lo que los jefes quieren. Mi mayor miedo es descubrir que sólo imagino que quiero ser mejor.

Pensé en eso cuando terminó El Cisne Negro (Black Swan). No les voy a decir que la actuación de Natalie Portman es excelente (eso ya lo pueden leer en otras partes, Googleen), o que la historia es adictiva y que podría ser favorita a varios premios. Tampoco voy a discutir sobre el guión, la trama, la música o lo que sea que ésta película tenga. Quiero hablarles del lo que me hizo sentir.

De partida nunca supe si estaba viendo un drama, un thriller o un documental. Estuve atento todo el rato y me pareció eterna, no en el mal sentido (no estaba aburrido), es que no hallaba la hora que el viaje terminara. Estaba demasiado cerca, muy cerca de la protagonista y muy cerca de mi. Me hizo sentir incómodo. La cámara se sitúa en la perspectiva de la protagonista todo el tiempo, con cámara de mano (al principio casi encima de la cara de Portman) entre planos amplios, abiertos, cerrados, rápidos, pausados, entre espejos y luces; el detalle no es muy notorio, pero cuando ves el final te das cuenta de que quizás estabas demasiado cerca como para ver la historia en forma objetiva. Y creo que esa es justo la idea. El filme te hace perder la distincia y te unes a Nina, la sigues en cada movimiento y crees todo lo que ella dice, hace o ve. Si ves algo lo haces porque ella lo vio, si sientes algo es porque ella lo sitió. Los demás personajes se vuelven borrosos, fuera de foco y eso le pasa a Nina. Hacía tiempo que no veía un personaje tan frágil, tan obsorto, tan inmersivo.

Pero, ¿de qué se trata la película?: Una dedicada bailiarina (Nina Sayers – Natalie Portman) busca destacar y obtiene la oportunidad cuando Thomas, el Director de la compañía (Vincent Cassiel), la escoge para el papel principal en “El Lago de los Cisnes“. Esto demanda que interprete al virginal Cisne Blanco y al sensual Cisne Negro (según la visión del director), pero Nina, con una personalidad frágil y una madre sobreprotectora que quiere vivir su vida a través de ella, tiene problemas para encontrar al segundo dentro de su interpretación perfecta pero carente de emoción. Cuando conoce a Lily (Mila Kunis), una nueva bailarina sensual y vividora (ideal para el Cisne Negro de Thomas), Nina teme que su lugar sea robado por ella. Entre ensayos diarios (y alucinaciones) Nina recorre el camino junto a sus propios miedos y los confronta, en una búsqueda que a veces no parece ser liberadora (porque no me queda claro si ella se libera para si misma o para encontrar la perfección que el rol necesita).

Las películas a veces quieren que te involucres, que sientas, que te confundas. Hoy, lamentablemente, son más las películas que quieren que estés lejos, que algo explote y que sea el 3D el que “te meta en la escena”, no la capacidad del director y los actores para llegar a algo más profundo, que mires dentro de ti mismo y busques algo de ti en la historia.

La lucha por la perfección es todo lo que el arte significa. Esta lucha no es con la guitarra o con el violín, no es con el dolor de soportar ensayo tras ensayo o con la decadencia del cuerpo, sino contigo mismo, con el deseo de ser algo más, de comprobar si la fantasía sobre ti mismo que hay en tu cabeza es cierta. Esto no se ve al presenciar una obra de teatro o escuchar una sinfonía, ni al ver una película, sólo puedes ver fragmentos del sueño de otros y soñar con ellos por horas, por minutos, por segundos, lo que dura un salto o lo que suena una nota. Lo que dura el salto final de Nina hacia su propio sueño de perfección.

¿Recomendable?: De todas maneras, hay que verla.

Billy Elliot (2000)

26 ene

Imaginen la escena: un jovén entra y se prepara para dar un salto (no cualquier salto), la cámara cambia al padre del jóven para congelar la expresión de su rostro al contemplar el salto. Fin de la escena. Un momento único.

Billy Eliot (Jamie Bell), ambientada durante una huelga de mineros del carbón en 1984, trata sobre un niño inglés con un habilidad especial para la danza. Su padre (Gary Lewis) lo inscribe en clases de boxeo, pero él no está muy interesado en pelear, más interesante le parece la clase de ballet que se imparte en el mismo ginmasio, a unos metros del ring (la maestra es interepretada por Julie Walters). No pasa mucho tiempo en que el chico cambie los guantes y el swing por los zapatos de ballet y el Fouetté. Aunque Billy logra ocultarlo por un tiempo, pronto el padre se entera generando un conflicto y un cambio en éste que lo obliga a decidir entre el evidente talento de su hijo o la lealtad para con la huelga. ¿Alcanza Billy sus sueños y potencial?, velo por ti mismo.

La película se sostiene tanto en su trama amable e historia positiva como en el sólido reparto de veteranos y novatos (sin mencionar la banda sonora que incluye a T-Rex y The Clash).  Hay puntos en la trama que harán dudar a los más escépticos pero esta es una película donde vale la pena dejar de lado los juicios. ¿Que la vida es cruel y los sueños no se alcanzan?, ¿que es poco probable que un minero inglés pobre de 1984 no le de una paliza de aquellas al hijo bailarín para que se ponga macho?, ¿y qué tiene que ver eso con querer ver una historia que no te alimente una visión trágica de la vida?, para eso no necesito ver ninguna película.

Con una ambientación lograda y una dirección de arte que te sumerge en el gris suburbano de un pueblo británico en los 80 y lo contrasta con la luminosa alegría de Billy al bailar es la película perfecta para quienes deseen dejarse llevar por lo sencillo.

Origen (Inception), 2010

25 ene

 

La película trata de Dom Cobb (Leonardo DiCaprio), un espía industrial que roba los secretos de la gente dirécto de su subconciente cuando duermen. Es el mejor en su rubro y por razones obvias (y otras que se revelan más adelante) es un fugitivo. Con la promesa de comprar su regreso a su país (que le permitirá ver a sus dos hijos) se alista para un trabajo diferente: esta vez no debe robar algo de los sueños de otras personas, sino plantar una idea en la mente del hijo de un empresario, una incepción (interpretado por Cillian Murphy, cuya sola presencia en escena provoca inquietud). Este trabajo es riesgoso y nadie más que él podría llevarlo a cabo, para eso se hace de hábiles secuaces y de una adelantada novata. El resto es tarea para la casa o para la sala de cine, si es que aún la están dando donde vives.

Esta historia novedosa, y accesible a pesar de lo intrincado de la trama, es cortesía de la pluma y dirección de Christopher Nolan (Londres, 1970). No estámos hablando aquí de continuos raccontos y flash forward tan de moda sino de una historia que se desarrolla en múltiples capas y se nos pide atención para diferenciar lo real de lo ficticio. En este viaje se nos presenta una visión del subconsciente de la víctima, pero a cada paso también nos adentramos cada vez más en el subconsciente no tan heroico de Cobb.

Los efectos especiales de la película son interesantes y, a pesar de la espectacularidad, no sientes que estás viendo una película de Jerry Bruckheimer. Hay una secuencia dentro de un edificio que pierde la gravedad y rueda como una caja que es arrojada al suelo (cuya sobreexposición marquetera no le hace justicia) donde se desarrolla una pelea tan bien coreografiada y filmada que es un goce tanto estético como adrenalínico. También una extraña secuencia donde en medio de la cuidad irrumpe un enorme tren de carga que simboliza la defensa de la víctima contra el grupo de espías de sueños. Lo único que no me convenció mucho son las nítidas escenas de persecuciones y balaceras, donde lo onírico es demasiado real para ser construcciones del subconciente. Son mucho más interesantes las proyecciones del protagonista, quien mantiene encerrado un recuerdo (a pesar de que instruye a la novata a que no los traiga a los sueños) en un subterraneo al que llegas por un elevador que conecta los niveles de represión de Cobb.

En téminos de entretención pura cumple totalmente su cometido, entregando un filme vigoroso y atractivo, que está a medio camino entre drama existencial y película de acción. Totalmente recomendable.

Nota: si me preguntan, yo no diría que esta es una película “profunda”, pero entrega tantos niveles que puedes buscar y hallarás si es que tienes la intención. Creo que la propuesta de algunos directores contemporáneos de entretener y entregar segundas lecturas al mismo tiempo es completamente válida y a nadie debería avergonzarle permitirse soñar un rato sin la pretensión de filosofar sobre todo, eso sí, tengan siempre a mano su trompo (vean la película y sabrán por qué), para que sepan si están despiertos o no.

Enredados (Tangled)

25 ene

La pelicula nos muestra a Razpunzel, una princesa recién nacida que tiene el cabello mágico. El poder que emana de él es el del revertir la decadencia y la muerte, lo que Gothel desea para permanecer siempre joven. Para tener este don sólo para ella, rapta a la bebe y la encierra en una torre por 18 años. En ese tiempo la convence de que es su madre y que no debe salir de la torre, porque el mundo exterior es peligroso y ruin. Hasta que el mundo llega a ella.

Huyendo de quienes roba una valiosa corona, el ladrón Flynn Rider busca refugió en lo que parece una torre desierta, lo que él no sabe es que es el hogar de Rapuzel, quien con astucia, su cabello (que no se ha cortado desde que nació y usa como arma, liana, escudo, pincel, etc.) y un sartén (arma mortal, desde hoy arranco de cualquier rubia pelilarga con sartén en mano) equilibra la balanza en su favor. Se apodera de la corona y pacta devolvérsela a Flynn si este accede a llevarla por el peligroso mundo exterior a ver el lugar de origen de unas luces que ve en el cielo cada año para su cumpleaños (cómo fijó el día de su cumpleaños en medio de las mentiras de su madrastra es un misterio). En este momento comienza la aventura y el desfile de personajes y persecusiones.

Debo reconocer que me incomodó un poco el que sea una de esas películas donde los personajes cantan a ratos. Sí, se me había olvidado, porque hace tiempo que no veía una de Disney que no fuera de Pixar y en ellas no hay nadie cantando sus sentimientos con rimas y vibrato. Las canciones no son del otro mundo y no se me quedó ninguna, salvo la genial “Sabia es Mamá” (Mother Knows Best) que encaja tan bien en la trama que parece diálogo, no canto. En ella Ghotel le da a Rapunzel una serie de perversas razones para no salir de la torre y tiene un reprise hacia el final de la película que redondea la idea con maestría.

Se agradece la idea de dejar a muchos miembros del “reparto” sin nombre, simplificando todo. Muy buena es la escena de la taberna, donde, cliches mediante, se entrega uno de los números de variedades más graciosos que he visto en estas películas. El carismático perseguidor de Flynn, el caballo Máximus, es uno de los personajes más entretenidos (incluso se gana un lugar en el afiche, por sobre Gothel incluso) y si hubiera aparecido más en pantalla se hubiera robado la película (por favor hagan un spin of para él).

La “cinta” es liviana en la superficie y pueden leerse varias ideas en ella, si es que quieres. No se confundan, no es para filósofos, pero tiene algunas ideas escondidas que puedes encontrar si analizas la trama como un todo y las motivaciones y miedos en común de los personajes. El viejo trabajo de Disney sobre los temas de crecer e identidad se hacen presentes.

Claramente no les diré el final de la película, pero si que es recomendable para todo público (en particular niñas pre adolescentes: Rapunzel es la heroína linda, independiente, soñadora y que al final se encuentra a si misma y a un nuevo look). Abstenerse escépticos (es decir, no la vean adultos convencidos de que todo tiene que ser una compleja reflexión sobre la psique humana)  y quienes odian las peliculas con diálogos cantados. Es entretenida y liviana, la verán con una sensación de no haber perdido plata y de pasar un buen rato.

Ojo los mayores de 30 que les guste el cine, hay una referencia nada sutil a Blade Runner que seguro les sacará una sonrisa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: